Mancos En La Historia Del Peru

mancos

Autor: Rafael Montañez Bazán

Su nombre es un término castizo que corresponde al español, y así se le ha conocido desde tiempos atrás no habiendo otro sustantivo o denominación con lo que se haya distinguido.
Recogiendo las fuentes orales que se refieren a este respecto, hay la más aceptable y que está relacionada con los hechos de la Historia del Perú. Es decir, corresponde al momento de la llegada de los españoles al Tahuantinsuyo, y cuando el soberano Inca Atahualpa en Cajamarca fue tomado prisionero.
El Inca planteó su libertad ofreciendo a los españoles como rescate un botín de oro y plata, para lo que fue necesario que eniviara a todo el Imperio comisiones, especialmente con dirección a Cuzco y Pachacamac. A este último se dirigió la comisión al mando de Hernando Pizarro, que luego de organizar la campaña de retorno tomó el camino Real del Callejón de Huaylas.
En aquellos tiempos este lugar era un villorio, y las acémilas compuestas por auquénidos que portaban los valiosos talegos de oro y plata al atravesar este medio y por la hora oscura, parte de ellas se extraviaron, los viajeros trataban de ganar el tiempo y lograron avanzar el camino, advirtiendo al amanecer el nuevo día que faltaban buen número de auquénidos. Al retornar en busca de la fortuna encontraron que los moradores custodiaban celosos de los animales y sus cargamentos y, los españoles al observar cosa tan extraña sin titubeos, como una manifestación justa expresaron: “ESTE ES UN PUEBLO DE MANCOS”, lo que en exacta interpretación significa “MORADORES SIN MANOS PARA ROBAR”, antes bien, “con un sentido irónico de honradez”, que por cierto dignifica al Distrito.

Libro publicado el año 2007.
A.F.A. Editores Importadores S.A.
Impreso en Perú